Entradas

En un principio, preparé este texto como guión para un vídeo de mi canal de YouTube, pero luego me entró pereza y lo he dejado como una simple reflexión que no sé si compartiréis. Yo ahí lo dejo.

Me ha sorprendido mucho las reacciones hacia cierto personaje que sale en una de las series de moda. Pero me han sorprendido especialmente las opiniones positivas de los metaleros, quienes entiendo que tendrían que ser un poco más críticos en este sentido.

No voy a entrar a valorar la calidad de la serie, pues creo que vende bastante bien la nostalgia y eso no lo veo mal. Juegan con nuestros recuerdos del pasado y a esto se añaden los boomers que no lo vivieron, pero que lo tienen idealizado. Vamos, hasta ahí, lo normal. Sin embargo, en la cuarta temporada vemos la aparición de Eddie Munson, uno de los personajes cuyo eje gira en torno al Heavy Metal y a los juegos de rol.

Eddie Munson haciendo el «babión».

A mi, personalmente, esto me ha gustado, pues la parte metalera a la que hacen referencia indirecta es la más Underground. Hablamos de grupos como WASP o Iron Maiden (quizá los menos UG), Liege Lord y otros, como ya trató largo y tendido el bueno de Rubén Risco en su pedazo de canal Vampire Citadel, y al Dungeons & Dragons, uno de los juegos de rol más de moda de esa época.

Lo primero que quiero destacar es que tal vez el Heavy Metal sí estaba algo de moda en esos años (hablamos de 1986), pero desde luego, los juegos de rol sí que estaban destinados a un público mucho más minoritario. Los llamados nerds, frikis o como queráis nombrarlos. Éstos últimos hoy en día están muy de moda con la serie Big Bang Theory. Ahora es guay coleccionar figuras de personajes de cómic y tirarse horas jugando a videojuegos. Pero creedme que en esa época, ni épocas posteriores, el friki estuvo bien visto. Si es que… vamos a peor…

Sin duda, todo el background del personaje está muy trabajado y bien estructurado. No tengo queja de eso pero, ¿por qué cojones hacen un personaje tan histriónico? Estoy un poco hasta los huevos de ver en películas o series a personajes dentro del Metal que les ponen como unos rallaos y flipados de puta madre con una ausencia de madurez demasiado evidente si lo comparamos con el resto de personajes.

Ya vemos sus gestos de gañán total de instituto (aunque tenga edad ya de haber acabado dos carreras y un masterof puppets! jajajaajofsdajofs)… y bueno… que personalmente me parece que sobran bastante y que, afortunadamente, se van diluyendo a medida que avanza la temporada, eclosionando en esa grandiosa y súper jevi escena en la que [Spoiler Alert] toca la guitarra en el puto infierno. [Spoiler Alert] ¿Qué hay más jevi que eso? Debo reconocer que eso sí me moló. ¡¡Sí, coño, si!!

Aquí surge incluso otro debate:

Hay gente que arremete contra los nuevos fans del Metal que entran a través de la versión de Metallica, como si te dieran un carnet de true al menospreciar a estos retoños metaleros en las redes sociales. Hay otros que dicen que todo vale mientras sea Metal. Yo opino que tendrá que haber un término medio, ¿no? Aunque  me da que el sentido común no abunda en el interior de esta tribu urbana, como bien demuestra este jodido personaje del Eddie Munson. Yo no voy a entrar en valoraciones más profundas, que no me quiero desviar.

Pero volviendo al tema en cuestión de personajes metaleros con actitudes de mierda, otro ejemplo de personaje histriónico y odioso es Hunter, de la película Metal Lords. En lugar de empatizar con él, dan ganas de darle un bofetón de tres pares de cojones. Ya no digo nada sobre eso de ser un adolescente y tener un local de ensayo con instrumentos al completo en el sótano de su casoplón, algo que supongo no sea muy común. Pero es que el personaje es odioso hasta decir basta. ¿Tanto tiene el guionista que exagerar a ese personaje para que hagamos piña con su compañero o es que los jevis somos realmente todos gilipollas? Eso sí, debo reconocer que el tema que hacen hacia el final de la peli es un jodido temón.

Es que… vaya hostia tienes, chaval

Parece que se quiere dar la imagen de que ser un chaval jevi es ser un flipado alocado, histriónico, freak y bastante gilipollas. Espero que no sea así en la mayoría de los casos, pero oye, igual me equivoco y somos todos unos soplapollas impresentables. Porque sólo tienes que darte un repaso por las series y películas que se han hecho rozando este tema y la mayoría son completas absurdeces.

Sigo pensando que la mejor película sobre el Heavy Metal es Spinal Tap, de 1984 y su satírica visión del estilo. Con un humor absurdo que no puedes parar de reírte y que tiene frases memorables que ya han pasado a la posteridad metalera.

No sé… o igual no.

En un principio, preparé este texto como guión para un vídeo de mi canal de YouTube, pero luego me entró pereza y lo he dejado como una simple reflexión que no sé si compartiréis. Yo ahí lo dejo.

Me ha sorprendido mucho las reacciones hacia cierto personaje que sale en una de las series de moda. Pero me han sorprendido especialmente las opiniones positivas de los metaleros, quienes entiendo que tendrían que ser un poco más críticos en este sentido.

No voy a entrar a valorar la calidad de la serie, pues creo que vende bastante bien la nostalgia y eso no lo veo mal. Juegan con nuestros recuerdos del pasado y a esto se añaden los boomers que no lo vivieron, pero que lo tienen idealizado. Vamos, hasta ahí, lo normal. Sin embargo, en la cuarta temporada vemos la aparición de Eddie Munson, uno de los personajes cuyo eje gira en torno al Heavy Metal y a los juegos de rol.

Eddie Munson haciendo el «babión».

A mi, personalmente, esto me ha gustado, pues la parte metalera a la que hacen referencia indirecta es la más Underground. Hablamos de grupos como WASP o Iron Maiden (quizá los menos UG), Liege Lord y otros, como ya trató largo y tendido el bueno de Rubén Risco en su pedazo de canal Vampire Citadel, y al Dungeons & Dragons, uno de los juegos de rol más de moda de esa época.

Lo primero que quiero destacar es que tal vez el Heavy Metal sí estaba algo de moda en esos años (hablamos de 1986), pero desde luego, los juegos de rol sí que estaban destinados a un público mucho más minoritario. Los llamados nerds, frikis o como queráis nombrarlos. Éstos últimos hoy en día están muy de moda con la serie Big Bang Theory. Ahora es guay coleccionar figuras de personajes de cómic y tirarse horas jugando a videojuegos. Pero creedme que en esa época, ni épocas posteriores, el friki estuvo bien visto. Si es que… vamos a peor…

Sin duda, todo el background del personaje está muy trabajado y bien estructurado. No tengo queja de eso pero, ¿por qué cojones hacen un personaje tan histriónico? Estoy un poco hasta los huevos de ver en películas o series a personajes dentro del Metal que les ponen como unos rallaos y flipados de puta madre con una ausencia de madurez demasiado evidente si lo comparamos con el resto de personajes.

Ya vemos sus gestos de gañán total de instituto (aunque tenga edad ya de haber acabado dos carreras y un masterof puppets! jajajaajofsdajofs)… y bueno… que personalmente me parece que sobran bastante y que, afortunadamente, se van diluyendo a medida que avanza la temporada, eclosionando en esa grandiosa y súper jevi escena en la que [Spoiler Alert] toca la guitarra en el puto infierno. [Spoiler Alert] ¿Qué hay más jevi que eso? Debo reconocer que eso sí me moló. ¡¡Sí, coño, si!!

Aquí surge incluso otro debate:

Hay gente que arremete contra los nuevos fans del Metal que entran a través de la versión de Metallica, como si te dieran un carnet de true al menospreciar a estos retoños metaleros en las redes sociales. Hay otros que dicen que todo vale mientras sea Metal. Yo opino que tendrá que haber un término medio, ¿no? Aunque  me da que el sentido común no abunda en el interior de esta tribu urbana, como bien demuestra este jodido personaje del Eddie Munson. Yo no voy a entrar en valoraciones más profundas, que no me quiero desviar.

Pero volviendo al tema en cuestión de personajes metaleros con actitudes de mierda, otro ejemplo de personaje histriónico y odioso es Hunter, de la película Metal Lords. En lugar de empatizar con él, dan ganas de darle un bofetón de tres pares de cojones. Ya no digo nada sobre eso de ser un adolescente y tener un local de ensayo con instrumentos al completo en el sótano de su casoplón, algo que supongo no sea muy común. Pero es que el personaje es odioso hasta decir basta. ¿Tanto tiene el guionista que exagerar a ese personaje para que hagamos piña con su compañero o es que los jevis somos realmente todos gilipollas? Eso sí, debo reconocer que el tema que hacen hacia el final de la peli es un jodido temón.

Es que… vaya hostia tienes, chaval

Parece que se quiere dar la imagen de que ser un chaval jevi es ser un flipado alocado, histriónico, freak y bastante gilipollas. Espero que no sea así en la mayoría de los casos, pero oye, igual me equivoco y somos todos unos soplapollas impresentables. Porque sólo tienes que darte un repaso por las series y películas que se han hecho rozando este tema y la mayoría son completas absurdeces.

Sigo pensando que la mejor película sobre el Heavy Metal es Spinal Tap, de 1984 y su satírica visión del estilo. Con un humor absurdo que no puedes parar de reírte y que tiene frases memorables que ya han pasado a la posteridad metalera.

No sé… o igual no.